Simialc3 CADR

Similac3 HMO

Download PDF

PUBLISHED 09-15-17

Consejos para que tu hijo deje el pañal

Antes de hablar de este tema, es importante recordar que este evento es algo muy importante para tu hijo.

Cada momento de independencia en la etapa de los 12 a 24 meses, marca un logro en su desarrollo.

También influye mucho la estimulación de parte de mami y del ambiente que le rodea para que vaya superando etapas.

El control de la orina y el de defecación, varía de una niño a otro, pero en términos generales va de los 18 a 24 meses, dependiendo del grado de madurez y desarrollo de músculos y nervios que hacen posible ese control voluntario.

A continuación presentamos algunos consejos importantes que esperamos que te puedan servir:

  • Regularmente el control de la defecación suele ser el primero antes que el de la orina, lo cual puede iniciar como la incomodidad que siente el niño ante la presencia de heces en el pañal. Esto nos indica que ya el niño está madurando en este proceso.
  • El lograr dejar el pañal debe ser algo natural y no obligado para tu bebé.
  • Hacer que el niño vea a otras personas hacer uso del sanitario, familiarizarse con el inodoro o silloncito infantil en donde va a defecar, no debe de generarle angustia.
  • Realizar esta actividad en grupo cuando acuden a la guardería o jardín infantil favorece el proceso.
  • Hacer comentarios positivos pero neutrales al niño cuando empieza a avisar para ir al sanitario, le fomentará la idea que tiene una actitud muy buena.
  • Vestir al niño con ropa cómoda que le facilite despojarse de la misma cuando sienta el deseo de defecar u orinar.
  • Los calzoncitos entrenadores pueden ser de mucha utilidad, porque son fáciles de bajar o subir.
  • Si conocemos el patrón de defecación del bebé, se le puede invitar a usar el inodoro o su sillita para defecar en esos horarios aproximados para crearle el hábito y enseñarle a usar las instalaciones para ese fin.
  • Si no existe un horario habitual, se debe estar pendiente de algunas expresiones o cuando se aíslan para defecar y llevarlo con sutiliza al baño, evitando expresiones de apuro.
  • Evitar hacer comparaciones con otros niños o conductas agresivas o de presión ya que esto hará que el niño retenga la defecación provocando posteriormente problemas de salud como estreñimiento crónico.
  • Recordemos que este es un evento natural de todo ser humano.

Esperamos que sean de utilidad estos consejos, ¡sigue adelante!

RELATED CONTENT

Privacy Policy
Terms of Use